Calibre de control de producción

Manufactura aditiva aplicada a otras industrias.

En la industria automotriz, donde se produce un gran volumen de piezas iguales en serie, de geometrías complejas, resulta difícil poder medir y controlar si lo producido es dimensionalmente correcto y si se corresponde con el objeto diseñado.

Para ello, se utilizan Calibres de control, que son instrumentos específicos, diseñados para ser utilizados únicamente un tipo de pieza. Básicamente lo que brinda un calibre de control es el marco de referencia necesario para poder tomar mediciones con alto grado de repetición.

Dada que las formas son complejas, el método de fabricación tradicional de los calibres de control es mediante manufactura sustractiva. Se parte de un bloque metálico que se va desbastando y agujereando debidamente utilizando maquinas de CNC, hasta llegar al resultado deseado. Los proceso de fabricación suelen ser sumamente largos y costosos. También se desperdicia mucho material en forma de viruta. Muchas veces es necesario combinar varias partes que deben quedar perfectamente alineadas para no perder la dimension original.

La impresión 3D (manufactura aditiva) soluciona los inconvenientes anteriores, ya que se parte de un único modelo matemático virtual, que se puede imprimir en un único bloque, sin desperdicios de material. Ademas, es convenientemente más liviano que el bloque metálico, lo que permite utilizarlo como instrumento de control a pié de máquina, poder realizar mayor cantidad de mediciones y reducir hasta un 70% de los costos y tiempos de fabricación.

Altana ha fabricado un calibre de control que ha dado excelentes resultados, dado a que cumplió con la estabilidad dimensional esperada por el cliente.